Si estás buscando una buena empresa especializada en los suelos de madera en Granada, es importante que, una vez instalada la tarima, conozcas una serie de consejos básicos para cuidarla y que luzca como si fuera el primer día. Lo primero es evitar en la medida de lo posible que la suciedad de la calle pase al interior de la vivienda, así que acostúmbrate a quitarte el calzado nada más entrar.

Uno de los daños más frecuentes que sufre el parquet son los rayones y los arañazos. Aunque no hay ninguna medida 100 % infalible y efectiva para evitarlos, sí puedes encargarte de colocar alfombras en las zonas de mayor uso para minimizar el riesgo. Además, es una buena idea que cubras con fieltro las patas de las sillas y muebles.

Como expertos en los suelos de madera en Granada, recomendamos la colocación de estores y cortinas para evitar que los rayos solares decoloren y estropeen el suelo. Otro consejo a tener en cuenta durante los meses de verano es el de cambiar de vez en cuando la ubicación de las alfombras para minimizar el cambio de color en el parquet.

La mejor forma de limpiar el suelo de madera es pasando el aspirador para eliminar la suciedad. Fregar a diario no es una buena idea, porque la humedad es muy perjudicial para este material. Si hay alguna zona que está muy sucia y necesitas fregarla sí o sí, hazlo con agua tibia y un producto específico para madera, usando una fregona de microfibra muy bien escurrida.

Y, por último, evitar cualquier producto que contenga cera o siliconas, porque con el paso del tiempo acaban eliminando la capa que protege el suelo.

En Parquets Pavisuelos estaremos encantos de atenderte si necesitas la instalación de suelos de madera y pavimentos ligeros.